Buscar

Tecnología textil para contrarrestar el reconocimiento facial

El uso de la tecnología de reconocimiento facial es algo ya muy común con aplicaciones tanto comerciales como con fines de rastreo y localización de personas. Amazon escanea caras en su tienda física y Meta (Facebook) busca fotos de sus usuarios para agregar personas etiquetadas; sin embargo, aquellos preocupados por su privacidad están dando pelea.


La tecnología computacional de reconocimiento facial inició en 1969 cuando tres científicos japoneses detectaron la primera cara humano utilizando un algoritmo; sin embargo, los trabajos en este campo fueron precedidos por Woody Bledsoe, Helen Chan Wolf y Charles Bisson en 1964, aunque mucho de su trabajo no fue publicado por estar fondeado por una agencia de inteligencia.


Para combatir las maneras en que nuestras caras están siendo utilizadas, particularmente en espacios comerciales, el artista y tecnólogo Adam Harvey ha trabajado en ropa que abruma y confunde a los sistemas de reconocimiento facial para no puedan detectar la diferencia entre la ropa y quien la porta.


En el proyecto llamado “Hyperface”, Harvey ha diseñado estampados para textiles que parecieran tener características faciales (i.e. ojos, boca, nariz, etc.) de manera que las computadoras las interpreten como caras.

Patrones textiles de Adam Harvey para engañar a los sistemas de reconocimiento facial.


El objetivo es abrumar de información a los algoritmos del sistema saturando el área con caras con la finalidad de desviar la visión del lector facial.


Harvey ha creado estos patrones faciales en conjunto con el estudio de diseño Hyphen Labs, buscando modificar en ambiente alrededor, ya sea alguien a tu lado, alguna prenda que estés usando, algo en tu cabeza, o alguna nueva forma de hacerlo. Un patrón como el diseñado por Harvey alimentaría a la computadora con alrededor de 1,200 detecciones posibles de una cara.


Como diseñador, Harvey ha alertado a la población desde antes de 2017 sobre los peligros del reconocimiento facial y sobre cómo subvertirlo. Ha comentado que “Zona T” de la cara es probablemente el área con mayor enfoque en un reconocimiento facial, así es que ese es el lugar enfocarse al evitar ser reconocido.


Dejar el pelo caer a través de la línea de los ojos ayuda a disfrazar los contornos de la cara. Adicionalmente, el labial y la sombra ayudan a amplificar las facciones clave de una persona haciendo la cara más fácil de reconocer. Evita usar estos productos si quieres engañar a la computadora.


88 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo